El tratamiento de la obesidad y el diagnóstico por endoscopia, dos piezas clave para la prevención del reflujo gástrico

BY Terapias Obesidad IN , , , , , , , , , ,


. La obesidad aumenta considerablemente  el riesgo de tener reflujo gastroesofágico, una  enfermedad que se estima afecta al 32% de la población española.

. El diagnóstico mediante endoscopia  permite  detectar y valorar el grado de la enfermedad y prevenir así el desarrollo de otras enfermedades relacionadas como la esofagitis.

La obesidad está asociada con diferentes trastornos  y enfermedades del aparato digestivo. Una de las principales patologías que se da en las personas con sobrepeso es el reflujo gastroesofágico. Este reflujo se manifiesta por acidez y quemazón que va desde el estómago hasta la garganta.  La obesidad aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar reflujo gastroesofágico.

Prevención y tratamiento de la obesidad: Dieta equilibrada, combatir el sobrepeso y detección precoz.

Un estilo de vida saludable, una dieta equilibrada y combatir la obesidad con tratamientos médicamente contrastados son las principales recomendaciones para prevenir una enfermedad que, se estima, afecta al  32% de la población española (1).

Asimismo es recomendable el hacer una prueba endoscópica precoz siempre y cuando existan síntomas de alarma.

Uno de los síntomas principales de la enfermedad es la sensación de ardor  (desde el estómago hacia la boca).  Se evidencia también en forma de eructos o con la expulsión de gases por la boca y otros síntomas como flatulencias, distensión del abdomen, que deben tenerse en cuenta a la hora de prevenir el desarrollo de la enfermedad.

Según los Dres. Jorge C. Espinós y  Jesús Turró especialistas en endoscopia digestiva , con más de 100.000 exploraciones realizadas  “la prueba endoscópica permite detectar y valorar el grado de  la enfermedad así como prevenir el desarrollo de otras enfermedades relacionadas como el esófago de Barret”.

Además de la prueba endoscópica, diferentes estudios médicos demuestran que la pérdida de peso mejora y previene los síntomas del reflujo y el desarrollo de la enfermedad.

En este campo, la aparición de nuevas técnicas menos invasivas que la cirugía tradicional como la cirugía endoluminal (una técnica quirúrgica que permite reducir el estómago vía endoscópica) o mejoras en técnicas no tan novedosas  como el tratamiento de la obesidad con balón intragástrico, ayudan al paciente a modificar sus hábitos alimenticios sin la necesidad de recurrir a fármacos y  permiten perder más peso que con otros programas dietéticos.


Para los Dres. Jorge C. Espinós y Jesús Turró especialistas en endoscopia digestiva del Centro Médico Teknon y expertos en el tratamiento de la obesidad mediante técnicas endoscópicas, “la mayoría de los pacientes que acuden a nuestra consulta deciden perder peso por indicación médica y como consecuencia de alguna de las enfermedades asociadas a la obesidad. En el caso de  enfermedades digestivas, la obesidad aumenta considerablemente el riesgo de padecer diferentes tumores del aparato digestivo, no sólo de esófago sino también de colon y de páncreas, por eso la pérdida de peso y la detección precoz son claves en la prevención de enfermedades del aparato digestivo” añade el Dr. Jesús Turró.

(1): Según datos de la Sociedad Española de Patología Digestiva.