Terapiasobesidad.es te ofrece toda la información referente a tratamientos para combatir la obesidad y el sobrepeso, los datos publicados provienen de estudios y resultados obtenidos por el equipo de especialistas en endoscopia digestiva de Centro Médico Teknon. La información proporcionada en este sitio Web está dirigida a apoyar o complementar, y no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante de este sitio Web y su médico.

17 de octubre de 2014

Obesidad y Cáncer de Mama

cáncer de mama y obesidadEl próximo 19 de Octubre se celebra el Día del Cáncer de Mama, una enfermedad que se estima afecta a 1 de cada 8 mujeres en España.

Uno de los factores de riesgo del cáncer de mama es el sobrepeso. El efecto del exceso de peso sobre el riesgo de padecer cáncer de mama depende principalmente del estado hormonal de la mujer.  


Diferentes estudios han demostrado que las mujeres después de la menopausia y  con obesidad tienen un mayor riesgo de morir de cáncer de mama que las mujeres con un Índice de Masa Corporal normal. 

Uno de los motivos es el hecho de que las mujeres posmenopáusicas que presentan exceso de peso tienen mayores niveles de estrógenos. El tejido graso que tiene una persona con sobrepeso ayuda  al aumento en la producción de estrógenos. Los tejidos sensibles a los estrógenos están expuestos a un mayor estímulo en el caso de mujeres con obesidad lo que influye en un crecimiento más rápido de los tumores de mama que responden a estrógenos. 


Asimismo en otra investigación se sugiere que el tejido adiposo (grasa) interactúa con el tumor  de mama provocando un aumento de su "potencial", es decir, lo convierte en un tumor mucho más agresivo y con mayores posibilidades de  metástasis. Esto implica que no sólo la obesidad es un factor de riesgo para el desarrollo de la una vez se presenta la enfermedad, el exceso de peso supone un mayor riesgo de recaída (una vez llevado a cabo un tratamiento) y un mayor riesgo de morir por la enfermedad, en parte porque la quimioterapia es menos eficaz en pacientes con sobrepeso, es decir con un IMC superior a 30.

Con respecto a la prevención, una vez más el sobrepeso interfiere en la enfermedad ya que el tejido adiposo dificulta la detección del tumor haciendo que el tumor se detecte en etapas mucho más avanzadas en mujeres que presentan sobrepeso.




Fuentes /Estudios consultados:
.http://asgoped.wordpress.com/2012/07/02/influencia-de-la-obesidad-sobre-el-desarrollo-del-cancer
Fuente:Influencia de la obesidad sobre el desarrollo del cáncer.
Vanrell M. C., Maselli M. E., Recalde G. M., Di Milta N. A., López Fontana C. M., Pérez Elizalde R, López Laur J. D.
Laboratorio de Enfermedades Metabólicas y Cáncer. Facultad de Farmacia y Bioquímica.
Universidad Juan Agustín Maza. Mendoza. Argentina.
.http://cordis.europa.eu/fetch?CALLER=NEWSLINK_ES_C&RCN=33327&ACTION=D  Fuente: INSERM: Documento de Referencia: Dirat, B., et al. (2011) Cancer-associated adipocytes exhibit an activated phenotype and contribute to breast cáncer invasion. Cancer Research, publicado en Internet el 1 de abril.
  -M. Ewertz, MB Jense, KA Gunnarsdóttir et al. Effect of Obesity on Prognosis After Early-Stage Breast Cancer. J Clin Oncol 2011; 29:25-31.FA Sinicrope, AJ Dannenberg. Obesity and Breast Cancer Prognosis: Weight of the Evidence. J Clin Oncol 2011; 29:4-7
-Estudio realizado por un grupo de científicos del Centro Médico Montefioire del Albert Einstein College en Nueva York. http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/08/24/oncologia/1345827078.html

Tener una vida social plena ayuda a combatir la obesidad


problemas de obesidad soluciones

¿Alguna vez te has preguntado por qué son tan importantes las relaciones que mantengamos con la familia, amigos y  pareja?





La respuesta es porque afectan a nuestra salud y a nuestra felicidad y por lo tanto juegan un papel importante (tanto en positivo como en negativo) en la prevención o desarrollo de algunas enfermedades entre las que se encuentra la obesidad.

Los seres humanos somos "animales sociales", en realidad somos el "animal" más social de todos los animales y por lo tanto somos dependientes de los vínculos que tengamos con aquellas personas que forman parte de nuestro círculo más cercano.

Diferentes investigaciones confirman que unas fuertes relaciones sociales nos hacen más felices, más saludables e incluso influyen en el aumento de nuestra esperanza de vida. 

Por contra, unas relaciones sociales escasas o en las que exista poco vínculo afectivo llevan al ser humano a sentirse "sólo" y esta sensación, aunque no siempre se sea consciente de ella, es un factor de riesgo que influye en el desarrollo de enfermedades como la depresión y la obesidad.

Según un estudio de la Universidad de Ohio en EEUU el tipo de relación emocional que tenga una madre con su hijo influyen en que el hijo tenga o no problemas de sobrepeso/obesidad en su etapa de adolescente.

En el estudio se analizaron los datos de 977 menores de los que obtuvieron información sobre cuál y cómo era la relación con sus madres a la vez que se estudiaba la evolución del IMC (Índice de Masa Corporal).

Cuanto menor capacidad demostraba la madre para atender las necesidades emocionales del hijo y su estado emocional y menor sensibilidad se daba en la relación, más riesgo tenía el hijo de ser obeso a los 15 años. De los hijos que tenían una mala relación con la madre el  25% eran obesos. 

Los datos de este estudio son de algún modo válidos en la edad adulta. Nuestras relaciones con los demás influyen en nuestra salud. 
en barcelona especialistas en obesidad


Si nuestra parte emocional no está "cubierta" correctamente, desarrollamos una situación de "estrés" que influye directamente en nuestros procesos metabólicos. El no manejar bien este estrés nos lleva a algunos a descansar o dormir menos,a otros a comer más y peor y a algunas personas a ambas cosas con lo que nuestro estilo de vida se ve afectado propiciando así la ganancia de peso.

Por ello, en un tema tan complejo como es la obesidad, es importante analizar todo lo que provoca de una forma directa o indirecta esa obesidad. 


En este sentido y en cualquier tratamiento de la obesidad que busque unos resultados efectivos, es importante el soporte de un psicólogo que sepa detectar "qué está fallando" más allá de los hábitos alimenticios y de estilo de vida.




18 de septiembre de 2014

El sobrepeso y la obesidad: Factores de riesgo para el desarrollo del Alzheimer

Día Mundial del Alzheimer. Alzheimer y Obesidad
El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa,irreversible y progresiva del cerebro.Un trastorno que hace que lentamente se vaya destruyendo la memoria y provoca la disminución de las funciones intelectuales  y aptitudes del pensamiento. 

El próximo 21 de Septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer. Cada año se diagnostican en España 40.000 nuevos casos de alzheimer. La enfermedad va en aumento en las últimas décadas.




Según la Sociedad Española de Neurología (SEN) unos buenos hábitos saludables (de alimentación y de estilo de vida) pueden reducir el 40% de los casos. 

El sobrepeso y la obesidad aparecen de nuevo (como en tantas otras enfermedades) en la lista de los principales factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad. Si a esto le añadimos el hecho de que la diabetes y la hipertensión arterial (dos enfermedades que padecen en un alto porcentaje las personas con obesidad)  aumentan también las opciones de desarrollar alzheimer, una de las mejores formas de prevenir esta enfermedad, y de paso muchas otras, es manteniendo un peso saludable.

Son muchos los estudios que refuerzan la conexión entre Obesidad y Alzheimer.

Tratamiento de la Obesidad. Relación entre Obesidad y Alzheimer


1).- Según un informe presentado recientemente "Informe Mundial sobre el Alzheimer 2014- La demencia y la reducción de riesgo: Un análisis de los factores de protección y modificables", realizado con una muestra de 8.513 personas, la obesidad, la falta de actividad física, la diabetes y la hipertensión incrementan considerablemente el riesgo de padecer alzheimer. En el caso de la diabetes el riesgo aumenta en un 50%.

2).- Según otro estudio divulgado en Francia por el Instituto Nacional de la Salud e Investigación Médica (Isnserm), la obesidad agrava el déficit cognitivo y las lesiones cerebrales asociadas al alzheimer. Esta investigación refuerza la idea de que determinadas anomalías metabólicas  (de nuevo, hipertensión, diabetes, etc..) influyen en el desarrollo del alzheimer.

3).-Otro estudio realizado en la Universidad de California (UCLA- Gary Small) y la Universidad de Pittsburg, concluye que personas obesas que se han sometido a algún tratamiento  de cirugía de la obesidad, 12 semanas después de haber bajado peso mostraban mejoras significativas en su capacidad de memoria. 

El mismo estudio apunta que las personas con obesidad que participaron en la investigacuón presentaban un cerebro 16 años más viejo que el de las personas con un peso saludable y 8 años más viejo en comparación con aquellos que tenían sobrepeso.

4).-El estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Farber de Neurociencias de la Universidad Tomas Jefferson en Filadelfia (EEUU) y la Universidad Edith Cowan en Australia encontró una fuerte correlación entre el IMC (Ïndice de Masa Corporal) y altos nivels de beta-amiloide, una substancia que se cree influye considerablemente en la destrucción de neuronas y juega un papel importante en el desarrollo de problemas cognoscitivos que afectan a la memoria, las operaciones básicas y el lenguaje.

Seguramente habrán más estudios que relacionen obesidad y alzheimer, del mismo modo que existe un gran número de estudios médicos que asocian la obesidad y el sobrepeso con una larga lista de enfermedades.

Unos buenos hábitos alimenticios y la actividad física son fundamentales para conseguir vencer el sobrepeso y/o la obesidad. 

Si después de haberlo intentado no se ha conseguido y los "kilos de más" se siguen acumulando, vale la pena reflexionar sobre todas las consecuencias que el sobrepeso puede traernos. En estos casos en los que las dietas y la prevención han fallado, es importante recordar que existen métodos y técnicas (cada vez más) que han demostrado ser efectivas en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad como son el Balón Intragástrico, el Método POSE y nuevos métodos que se suman al tratamiento endoscópico de la obesidad como son el Método Apollo y el Método Aspire.

Desde esta web nos sumamos a la campaña de concienciación sobre el Alzheimer y sobre cómo prevenirlo o disminuir algunos de los principales factores de riesgo de la enfermedad.


3 de septiembre de 2014

Balón Intragástrico como tratamiento previo a cirugía de la Obesidad

El balón intragástrico es un tratamiento indicado para pacientes que padecen sobrepeso y obesidad leve (Índice de Masa Corporal entre 25-30), u obesidad moderada (Índice de Masa Corporal entre 30-35), sin embargo también es un tratamiento recomendado para pacientes con obesidad grave y obesidad mórbida como tratamiento previo a otros procedimientos.


De este modo, diferentes estudios realizados a nivel internacional han demostrado la eficacia de un tratamiento con balón intragástrico en pacientes con obesidad o superobesidad que después se hayan sometido a otros procedimientos para combatir su enfermedad.

tratamiento con balón intragástrico
¿Cómo contribuye el tratamiento con balón intragástrico en casos de obesidad mórbida o superobesidad? 

El balón intragástrico se ha demostrado eficaz como tratamiento previo a una cirugía de la obesidad fundamentalmente porque el uso de este sistema  y el peso que pierde el paciente antes de la cirugía de la obesidad hace que se reduzcan los riesgos asociados a una intervención, es decir, la rápida pérdida de peso que se da con el balón intragástrico hace que disminuya el riesgo quirúrgico y  posibles complicaciones de la técnica que se vaya a aplicar después para tratar la obesidad.

Diferentes estudios demuestran que no sólo se disminuyen los riesgos sino que también se reduce la estancia hospitalaria en pacientes.

......

¿Por qué, en estos casos de obesidad grave después del tratamiento con balón intragástrico el paciente debe someterse a otro procedimiento?

A menudo, los casos de obesidad mórbida o superobesidad requieren una solución más radical a su problema de obesidad. 

Método Aspire nuevo tratamiento obesidad morbida
Sin embargo, desde hace relativamente poco, existe una nueva opción para el tratamiento de la obesidad grave (IMC de 35 a 39,9), Obesidad Mórbida (IMC de 40 o mayor), una opción muy distinta a las técnicas propias de la cirugía de la obesidad, fundamentalmente porque no requiere cirugía (con todo lo que ellos supone).

Ya hablamos de esta técnica que funciona como un sistema de aspiración. Un dispositivo que permite al paciente aspirar y vaciar una tercera parte de los alimentos que ingiere. Sólo requiere que el paciente adopte la rutina de "vaciar/aspirar" después de cada ingesta y que en paralelo a la pérdida de peso conseguida vaya modificando sus hábitos alimenticios y su estilo de vida. Las pérdida de peso media de nuestros pacientes tratados con este método es de medio kilo/un kilo por semana.  

Para más información sobre este método te invitamos a visitar nuestra explicación sobre el Método Aspire en este enlace ,en esta recopilación de artículos sobre este sistema Método Aspire tratamiento obesidad mórbida o bien contactando con nosotros llamándonos al Telf  93.290.64.34 o enviándonos un mail terapiasobesidad@gmail.com.



19 de agosto de 2014

Un mundo más dulce, más graso ...... y más obeso

tratamiento de la obesidad

La obesidad sigue creciendo a nivel mundial. Los motivos de que esto suceda son múltiples y variados pero sin duda la alimentación  y los cambios que se han producido en general en nuestra sociedad (más allá de los propios hábitos alimenticios individuales) son los principal es responsables de esta epidemia.


Por ejemplo, el aumento de endulzantes calóricos y el hecho de que cada vez se consuman más bebidas calóricas es sin duda uno de los factores que ha influido en los porcentajes actuales de población obesa.

Un dato:  El 75% de alimentos y bebidas compradas en los Estados Unidos contienen endulzantes calóricos adicionales.

Y es que las dietas alrededor del mundo son actualmente mucho más dulces que las dietas del pasado.

Lo mismo sucede con las grasas animales:  En las últimas décadas ha habido un notable aumento de alimentos de origen animal. Un consumo excesivo de alimentos de origen animal se asocia a una ingesta de grasas saturadas superior a lo "aceptable", a un aumento del sobrepeso/obesidad y a un aumento de la mortalidad.

¿Qué podemos hacer?

tratamiento de la obesidad balon intragastrico

Si bien vivimos condicionados por lo que ocurra en la sociedad que nos rodea, podemos elegir aquello que nos interesa y descartar lo que no nos conviene o regular las cantidades de lo que nos conviene y lo que no de modo que encontremos un equilibrio óptimo.


Sin embargo esta capacidad de elección va acompañada de una capacidad de control que nos permita saber qué y cuándo comer y adecuarlo a nuestro consumo calórico para que nuestra alimentación no afecte a nuestra salud.

cirugia de la obesidad barcelona
Si no conseguimos establecer unos hábitos de alimentación saludable por nosotros mismos y no somos capaces de seguir una dieta equilibrada, lo mejor es ponerse en manos de expertos en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad que, con la ayuda de alguna "herramienta adicional" como puede ser el balón intragástrico o el método POSE, consigan la pérdida de peso necesaria para que mejore nuestro estado de salud y la interiorización por parte del paciente del cambio de hábitos alimenticios o dicho de otro modo, el saber qué comer, cómo y cuándo, necesario para que la ingesta de alimentos no provoque sobrepeso y obesidad.




12 de agosto de 2014

Tratar el sobrepeso: ¿Basta con comer bien?

balon intragastrico y metodo POSE ayudan a aprender a comer mejor

Si y no. Es decir, comer bien - de forma equilibrada, con una dieta apropiada y con unos buenos hábitos alimenticios adquiridos - es sinónimo de un peso saludable.
Sin embargo además de comer bien es importante  "mantenerse activo".


"Mantenerse activo" no significa necesariamente practicar deporte (que por supuesto es recomendable) sino practicar cualquier tipo de actividad física que compense y equilibre el gasto energético de lo que consumimos con lo que quemamos.



Sea cual sea la opción escogida para tratar el sobrepeso u obesidad (dietas, balón intragástrico, método POSE,etc..) en nuestros programas de tratamiento multidisciplinar de la obesidad, siempre insistimos en la importancia de 

a).- Interiorizar - de por vida-  los hábitos alimenticios y pautas que dé el equipo médico sobre cómo comer y qué comer.

b).- Aumentar la actividad física. No debemos olvidar que parte del aumento del sobrepeso de la sociedad actual viene dado por el aumento de una vida sedentaria.

Por ejemplo, para compensar un aumento de 120 calorías porque hemos comido de más, una mujer de unos 65 kilos debería caminar moderadamente rápido unos 30-35 minutos y un hombre un poco menos aprox.

A veces esta práctica de actividad física es más sencilla de lo que nos pensamos: El jugar con los niños, limpiar, caminar, ir a comprar etc.. hace que vayamos quemando poco a poco calorías. 

sedentarismo y obesidad
En definitiva, se trata de huir del sofá y de la vida sedentaria.


Por eso la respuesta a la pregunta, ¿basta con comer bien para perder peso?, es relativa, porque  no sólo se trata de comer bien sino de ajustar lo que comemos a lo que quemamos.


Cuanto mejor me siento y más peso pierdo, más fácil es manterme activo

Lo cierto es que para las personas que padecen sobrepeso u obesidad, una vez empiezan a perder peso les resulta mucho más fácil que antes el realizar cualquier tipo de actividad física, fundamentalmente porque la pérdida de peso les motiva y les aporta una serie de beneficios que hacen que las ganas de "moverse" y  abandonar el sofá sean mayores.

4 de agosto de 2014

Mamás estresadas y con “inseguridad alimentaria” tienen mayores posibilidades de tener hijos obesos

obesidad infantil y en adolescentes balon intragastrico

Según un estudio* cuando las madres sufren estrés los hijos tienen más  posibilidades de ser obesos.


En concreto el estudio realizado determinó que, en familias donde las mamás presentaban signos de estrés, la proporción de chicos con obesidad se duplicaba.

Los investigadores estudiaron una muestra de 90 niños de entre 1 y 18 años de edad, consideraron dos variables: la inseguridad alimentaria (la carencia o temer a la carencia futura de alimentos) y el grado de estrés de la madre, en función de factores físicos, económicos, familiares y mentales. 

La proporción de chicos con obesidad fue del 9,89 por ciento en los hogares sin estrés y el doble, un 18,68 por ciento, en los hogares con estrés.

Otro factor que predispone a una mayor obesidad en los hijos es el hecho de padecer lo que se conoce como “inseguridad alimentaria”. La inseguridad alimentaria se da cuando la familia ha padecido en algún  momento carencia de alimentos o temor a esa carencia. Esto hace que a medida que aumenta el poder adquisitivo de esa familia, tienden a comprar más alimentos y a fomentar una mayor ingesta de comida. Es algo así como “comamos ahora  que podemos permitirnos todo esto porque no sabemos que puede ocurrir mañana” y este hecho hace que ese núcleo familiar sea más propenso a desarrollar obesidad.

Por otro lado aún siguen existiendo muchas creencias y mitos relacionados con el sobrepeso en los niños. “Mejor que esté así que no flaco”, así como conductas de los padres que alteran las señales de saciedad del niño “acaba el plato aunque no tengas hambre, come un poquito más”.

El sobrepeso y la obesidad deterioran el estado de salud de una persona en menor o mayor grado, pero es evidente que cuanto antes empiece el problema del exceso de peso mucho peor. Por ello es importante que tanto padres como pediatras vigilen de cerca el problema del sobrepeso en los niños evitando que ese sobrepeso acabe en obesidad. 

Unos buenos hábitos alimenticios, un correcto equilibrio entre lo que se come y se quema y la práctica de ejercicio físico son suficientes para combatir la obesidad infantil.



* Según un Estudio realizado por la Sociedad Argentina de Nutrición